LAS APARIENCIAS DE LOS MEDICAMENTOS TAMBIÉN ENGAÑAN

Es más frecuente de lo que se cree y sus consecuencias pueden ser muy graves. En este número de Redfarma al día hablamos de fármacos que dan lugar a equívocos y de cómo las redes sociales ayudan a combatir esta situación.

“Cómo se parecen estos dos medicamentos…”. Sergio Plata (@Sergiplata) y Alfredo Montero (@UnDeRCoST) –dos residentes de Farmacia Hospitalaria en Albacete y en Tenerife, respectivamente– creen que el éxito de su proyecto radica en que muchos profesionales sanitarios han pronunciado en algún momento dicha afirmación. Ambos hablan de Stop Errores de Medicación (@StopErroresMed), un blog (http://stoperroresmed.blogs- pot.com.es/) que nació en septiembre de 2013 con la intención de evitar posibles incidentes con los pacientes derivados del acondicionamiento tan similar que presentan algunos fármacos. “Teníamos constancia de la existencia de este problema de isoapariencia entre medicamentos en España, sobre todo en aquellos elaborados por laboratorios de genéricos, pero después de un año desde nuestro inicio estamos realmente sorprendidos por la cantidad de ‘parejas de medicamentos parecidos’ y de los posibles errores comunicados, algunos muy graves si se llegasen a producir”, explican sus precursores.

Un arranque espontáneo La puesta en marcha de Stop Errores de Medicación fue una casualidad que tuvo a la red social Twitter como escenario, donde ha seguido desarrollándose desde entonces. Eran varios los profesionales que comentaban mediante sus perfiles la semejanza de dos medicamentos empleados en quimioterapia. Se trataba de Metotrexato y de Vincristina: el primero se administra en algunos casos por vía intratecal, mientras que el segundo resulta mortal de esta forma. Ello sirvió como punto de partida, porque entonces Sergio y Alfredo, quienes no se conocían previamente, se pusieron en contacto y, así, emprendieron esta iniciativa. En sus palabras: “A raíz de esto nos dimos cuenta de la importancia de la difusión de potenciales errores de medicación a los demás profesionales que trabajan en el medio sanitario. Después de que otros compañeros nos animaran y nos dieran ideas, decidimos crear un blog para exponer la información de manera más detallada y servirnos de Twitter como plataforma perfecta de difusión para nuestro objetivo, que no es otro que llegar al mayor número de profesionales posible para alertar y poder prevenir”.

Creciendo en alcance y cosechando reacciones La forma de proceder de Sergio y de Alfredo es tan diligente como efectiva: el título de cada entrada en su blog menciona al laboratorio que comercializa el fármaco en cuestión y a la Agencia Española del Medicamento, de manera que éstos reciban una notificación siempre que la información sea compartida en Twitter. Asimismo, emplean el hashtag #StopErroresMed con vistas a facilitar las interacciones entre los interesados en la iniciativa, desde pacientes hasta médicos, pasando por farmacéuticos o enfermeros; lo cual también se ha fomentado con la creación de un perfil en Facebook (https://www.fa- cebook.com/Stoperroresmed). Además, estos dos profesionales notifican cada caso a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), así como al Instituto para el Uso Seguro de los Medicamentos (ISMP). Con todo, Stop Errores de Medicación no ha hecho más que progresar. “Estamos muy contentos con el apoyo recibido por otros compañeros, por nuestra sociedad de farmacia hospitalaria (SEFH) e, incluso, por varios blogs sanitarios. Desde el principio nos han enviado multitud de tuits aportando información y comentando equivocaciones detectadas. Las ganas de compartir esto con los demás para que no se produzca ese error en un hospital en la otra punta de España sumado a que las redes sociales permiten difundir rápidamente la información ha facilitado que la iniciativa salga adelante”, reconocen tanto Sergio como Alfredo. Por su parte, aunque todavía no hay constancia de que se haya producido ningún cambio a partir de esta labor, sí que son varios los laboratorios que han contactado con los fundadores de Stop Errores de Medicación para entrar en detalles. “La industria farmacéutica debe escuchar lo que tenemos que decirle los profesionales sanitarios que estamos en contacto diario con medicamentos y a los que nos preocupa la seguridad del paciente. Entendemos que no es fácil por temas de marketing, marca de empresa y motivos económicos, pero también creemos que es mejor prevenir que curar cuando hablamos de seguridad de pacientes”, afirman estos al respecto.

 

RESCATA LAS PRENDAS ATEMPORALES DEL ARMARIO

Son muchos los que hacen ya malabares para encontrar en el fondo de armario las mejores prendas de temporadas pasadas para vestir en otoño a toda la familia de la forma más sofisticada sin necesidad de recurrir a la tarjeta de crédito.

¿Os habéis dado cuenta que tres cuartas partes de nuestro fondo de armario no las utilizamos en nuestro día a día? Con la crisis económica y tras el verano, una época en la que nuestros gastos diarios y vacacionales pueden alterar significativamente el peso de nuestros bolsillos, este abandono tiende hacia el cambio. Muchos y muchas recuperan blusas, camisas, faldas y pantalones que, con unas vueltas en el tambor de la lavadora para quitar el olor a naftalina y a cerrado, están listos para volver a ser lucidos en la calle tanto para ocio como para trabajo. Pero hay que tener cuidado, porque no cualquier prenda de nuestro armario es válida para vestirla este otoño. “Hay muchas prendas de temporadas pasadas que no hacen referencia a tendencias pasajeras irrecuperables y son precisamente esas las que podemos utilizar”, aconseja Chusa Latorre, asesora de imagen especializada en moda sostenible. La clave está en la atemporalidad. Se deben evitar ropas y complementos con formas, colores o volúmenes muy marcados que se identifiquen con una moda concreta y apostar por aquellas prendas caracterizadas por su sencillez, neutralidad y comodidad con algún toque actual. Es fácil encontrar un look de lo más chic en el armario para el día a día si contamos con los complementos adecuados. “Combinar un pantalón vaquero y una blusa blanca y añadir un fular, unos pendientes vistosos y unos zapatos a la última puede aportar una imagen sofisticada y muy cool a cualquier mujer”, asegura Latorre. Consejos útiles sobre todo para mamás y papás que, a diario, se lanzan a la batalla de llevar a los pequeños de la casa al colegio y a las actividades extraescolares sin perder ni un ápice de estilo o al menos lo intentan. Vestir a los niños también puede suponer verdaderos quebraderos de cabeza a los padres que tienen que pensar cada mañana qué ponerles, cómo conjuntarles, al tiempo que imploran por que no destrocen cada prenda en su campo de batalla particular, es decir, el patio del colegio. Si los peques llevan uniforme se reduce el estrés, ya que el 80% del armario queda resuelto, pero, ¿qué sucede con la ropa de “guerrilla” para las tardes de juego – que supone el 20% restante? “No es necesario tener grandes cantidades de ropa para ellos. De hecho, los padres no deben precipitarse a la hora de comprarles demasiada, ya que crecen constantemente y pueden acabar por no darle salida del armario”, avisa la asesora y añade que “para evitar agobios la elección de las prendas se debe realizar la noche de antes y, de esta forma, dejarlo todo listo y organizado”. En el caso de las prendas para eventos más serios, con un par de conjuntos coquetos para toda la temporada, en los que destaquen los puños acanalados o con refuerzo, puede ser suficiente. Por su parte, la cantidad de ropa de juego debe ser mayor, ya será importante primar en la calidad para asegurar su durabilidad tras constantes sesiones de lavado que dañan el tejido. “La tela vaquera era utilizada por los mineros en el siglo XIX por su gran resistencia y, si les era muy óptima a ellos, imaginaos a nuestros niños”, comenta entre risas. También ofrece buenos resultados la pana con su fuer- te estructura a base de acanaladuras. Además, para los hijos que ya comienzan a querer escoger su ropa del día a día es importante dividir el armario por actividades como las salidas al parque o centro comercial y las visitas a familiares y amigos. “De esta forma el pequeño tiene menos opcio- nes donde elegir para cada evento y el estrés para los padres y el tiempo de espera se reducen, hecho que, tras una larga jornada laboral, se agradece y mucho”, explica Latorre.