LA PIEL

Es evidente que en los meses de verano hay muchas más partes del cuerpo expuestas al sol y que sus rayos son muy potentes. El doctor Rafael Botella, director del área Clínica de Enfermedades de la Piel en el Hospital Universitario La Fe de Valencia, responde a las principales dudas que pueden surgir.

shutterstock_126819395

¿Los cuidados en verano tienen que ser diferentes a los del resto de año? Durante el verano el sol es protagonista indiscutible por lo que la fotoprotección es fundamental en esta época. En las primeras exposiciones solares hay que extremar la precaución, la piel está más blanca y es más susceptible a las quemaduras. Se recomienda evitar las horas de máxima intensidad solar, aplicar un fotoprotector de factor 50 por toda la superficie corporal y renovarlo cada dos horas. Además, se ha de insistir en el uso de gafas de sol, sombreros, gorras y ropa adecuada. Los tratamientos estéticos como peelings o láseres en zonas expuestas a la radiación solar se deben realizar tras el verano por el riesgo de hiperpigmentación.

¿Qué factores hay que tener en cuenta al elegir un protector solar? Para la correcta prevención del cáncer cutáneo se debe elegir correctamente el fotoprotector, evitando la penetración de la radiación en la piel. Se han de seleccionar fotoprotectores de amplio espectro capaces de frenar tanto a las radiaciones UVA, UVB e infrarrojas. El Factor de Protección Solar (FPS) nos indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al enrojecimiento previo a la quemadura, por lo que informa sobre la protección UVB. Otros factores a tener en cuenta serán el fototipo, la edad, el lugar de aplicación (cara, cuerpo, cuero cabelludo) y tipo de piel (seca, grasa, tendencia acneica).

¿Qué diferencia hay entre waterproof y water resistant? Es importante la capacidad del producto de permanecer en la piel durante el tiempo deseado. Esta característica depende del excipiente y de la hidrosolubilidad del filtro. De acuerdo con ello se clasifican en water resistant, que permanecen durante 40 minutos, y waterproof, si llegan a 80 minutos.

¿En el envase se debe especificar que protege de los UVB y UVA? Los fotoprotectores deben incluir en su etiquetado mención específica sobre el índice de protección solar (UVB) y la protección UVA, pues presentan diferente eficacia protectora frente a ellas. Para saber si protege contra los UVA y UVB a la vez, lo tiene que especificar en el envase, porque si no lo pone, se sobreentiende que protege sólo contra UVB.

¿Existe la protección pantalla total (máxima 50+)? Se interpreta el término “pantalla total” con una protección absoluta a la radiación y erróneamente un alto FPS (50) puede ser comercializado bajo este título. Los productos con FPS 50 o superior pueden llegar a absorber hasta un 97% de los rayos UVB, pero no se puede neutralizar su acción por completo.

¿Por qué hay que aplicarlo unos 30 minutos antes de la exposición solar? La recomendación de aplicar el fotoprotector previamente se debe al tiempo medio de absorción en la piel. Dependiendo de la composición del producto se absorberá con mayor o menor facilidad. Así los fotoprotectores más grasos requerirán aplicarse con más tiempo de antelación a la exposición solar pero su efecto será más duradero. En contraposición, los geles con mayor proporción de agua penetrarán fácilmente en la piel, pero necesitarán reponerse antes.

¿Deberíamos usar más “pantallas físicas” como sombreros, sombrillas…? El primer paso en la fotoprotección es evitar la exposición solar con el uso de ropa adecuada, gafas, sombreros y demás útiles. Los beneficios de estas medidas físicas radican en una protección más homogénea y duradera frente a la radiación UVB y UVA. Debe recomendarse por ello el uso de ropa adecuada de forma complementaria a las cremas de protección solar.

¿Cómo afecta en relación con la exposición solar ser calvo, rubio, moreno o pelirrojo? Según las características de pigmentación de la piel, color de ojos y de pelo se tiene diferente respuesta a la exposición solar. Estas características configuran el fototipo individual del cual depende la tendencia al bronceado o al enrojecimiento. Los pelirrojos y rubios son lo que presentan mayor riesgo de quemaduras solares. La presencia de pelo actúa como barrera física de protección frente a la radiación UV. Por ello es imprescindible no olvidar la aplicación de fotoprotección en cuero cabelludo.

LOS OJOS

Sin título-1

 

En verano aumentan ciertos factores de riesgo para la salud oftalmológica. Por ello, ante el incremento de las radiaciones solares, el uso frecuente del aire acondicionado y los baños en piscinas conviene seguir estas precauciones que señalan el doctor Ángel Cisneros Lanuza, jefe de servicio de Oftalmología del Hospital Universitario y Policlínico La Fe de Valencia, y la doctora Rosa Dolz Marco, oftalmóloga en el mismo centro.

¿Cómo debemos protegerlos del sol? En general, es recomendable no exponerse directamente al sol durante las horas centrales del día, usar gafas de sol homologadas y sombreros o gorras. Para protegernos del sol, la única opción son las gafas de sol con filtro para radiaciones ultravioletas (UVA). Existen diferentes tipos de filtros, pero deben cumplir los requisitos de calidad de la normativa europea. El uso de gafas no homologadas puede ser muy perjudicial, aumentando la cantidad de radiaciones solares que llegan a la retina.

¿Cómo afrontar los continuos chapuzones? Debemos protegernos en el agua con gafas protectoras. El cloro de las piscinas puede producir irritaciones oculares; del mismo modo, algunas bacterias presentes en el agua de las piscinas pueden producir infecciones oculares. Es esencial evitar el uso de lentes de contacto en las piscinas, ya que existe un alto riesgo de infecciones corneales muy graves causadas por Acanthamoeba. Por otro lado, la sal del mar y la arena fina de algunas playas pueden también producir irritaciones.

¿Puede afectar el aire acondicionado? El uso del aire acondicionado, el calor y los cambios en la humedad provocan la evaporación de las lágrimas, resecando el ojo. Los casos leves pueden tratarse con lágrimas artificiales pero, en caso de molestias persistentes, es conveniente consultar a un médico oftalmólogo.

¿Qué enfermedades oculares existen relacionadas con el sol? Tras unas 6-8 horas de exposición pueden producirse cambios agudos como quemaduras en los párpados o queratoconjuntivitis (afectación de la conjuntiva y la córnea). Los síntomas se caracterizan por dolor, sensación de arena en los ojos y fotofobia. La exposición crónica a las radiaciones del sol puede producir cambios crónicos. Hay lesiones en los párpados asociados a los rayos solares como la queratosis actínica, pero también se asocia a lesiones malignas tumorales. Además, el sol produce la degeneración de los diferentes tejidos oculares; en la conjuntiva puede producir pinguécula o pterigion, en el cristalino se acelera el proceso de la catarata, y en la retina se asocia a la degeneración macular asociada a la edad.

¿En qué medida afecta tener los ojos claros u oscuros? En general, los ojos claros son más sensibles a la luz solar (fotofobia). Además, los ojos claros tienen menos cantidad de pigmento que los ojos oscuros, por lo que la protección natural es menor en estos pacientes. No obstante, se recomienda el uso de filtros solares sea cual sea el color de los ojos

DISFRUTAR DEL SOL ¡CON SALUD! El Cutis

El sol es una enorme fuente de beneficios para el cuerpo, aporta salud y energía. Ahora bien, existe una máxima que nadie debe saltarse bajo ningún concepto: hay que respetarlo y no abusar de él. En los meses del año en los que la estrella calienta con más fuerza conviene tener presente que no hay nada mejor para disfrutar de sus bondades que hacerlo de una manera saludable. Es el momento de guardar en el armario los abrigos y dejar hombros, piernas y pies al descubierto. Y es el momento, por lo tanto, de no perder el norte con la sobreexposición. Compartimos contigo consejos sencillos pero imprescindibles de nuestros expertos, para disfrutar del sol de manera saludable.

rostro

TURNO DEL CUTIS

La piel de la cara debemos cuidarla todo el año. Pero no está de más atender a las explicaciones de la esteticista Irina Ferrer Martínez, quien ofrece información muy interesante de cara a los meses donde el sol brilla en todo su esplendor.

¿Qué pasos hay que seguir en casa para una limpieza facial? Lo primero que hay que tener en cuenta es elegir producto según el tipo de piel, pues no todas son iguales. Por la mañana se debe limpiar el exceso de la crema de noche con un producto que no lleve jabón con el fin de no eliminar el PH natural de la piel. Lo mejor, por tanto, es que no lleve detergente. Seguidamente, se aplica el contorno de ojos para que no se nos olvide y nos habituemos a usarlo. Después, el serum. Es importante no saltárselo porque penetra en las capas más profundas de la piel. A continuación, extender la crema hidratante según las necesidades de la persona. Es indispensable que lleve factor de protección solar, adaptado al fototipo de piel. Así, se evitan manchas solares, arrugas, problemas de eccemas solares y eritemas. De noche, hay que utilizar un producto desmaquillante, siempre atendiendo a las características del cutis, y repetir el proceso de contorno de ojos, serum y crema de noche.

¿Por qué es tan importante? Una buena higiene implica tener una piel sana. Es el pilar fundamental para la salud. Es recomendable visitar al profesional una vez al mes para una limpieza profunda. De hecho, es especialmente bueno acudir a los expertos antes y después del verano.

¿Qué son los factores de protección urbanos? No hay que utilizar la crema de la playa en la cara todo el año. Hay factores de protección específicos para todos los meses del calendario. Éstos suelen ser productos que se pueden aplicar encima de la crema hidratante y son muy ligeros; casi todos son oilfree.

¿Cuántas veces hay que poner protección en la cara? Conviene retocar el factor de protección cada dos horas y prestar especial atención al labio superior, las mejillas y la zona de la frente, pues son las partes que más suelen mancharse.

¿Cómo aplicar el contorno de ojos? Se debe aplicar todo el año porque es la zona más fina del rostro y es la primera que va a envejecer. Concretamente, en verano, cuando nos molesta el sol, tendemos a gesticular y forzamos la zona. Esto, más la sequedad y la falta de hidratación, hacen todavía más imprescindible no saltarnos este paso. Se aplica desde el lagrimal hacia fuera para mejorar la microcirculación y la absorción de líquidos para disminuir bolsa y ojera. Lo mejor es hacerlo con pequeños toquecitos con las yemas de los dedos.

¿Qué desmaquillante es el más adecuado, según tipos de pieles? Los desmaquillantes pueden encontrarse en cuatro texturas. La primera es la leche limpiadora, que suele ir bien para pieles secas. En segundo lugar, están los geles, que generalmente son más propios para pieles grasas o para personas que prefieran la sensación de limpiarse con agua. Por otro lado, las espumas son muy agradables y frecuentemente son aptas para todo tipo de pieles. Lo mismo ocurre con el agua micelar, que se aplica por cierto, con un algodón. No hay que olvidar que después del producto de limpieza es el turno del tónico, que restablece el PH de la piel, acaba de limpiarla y facilita que la crema penetre mejor, al tiempo que oxigena y tonifica.

¿Qué texturas triunfan en verano? Igual que se cambia la ropa con el cambio de estación, también los productos dermocosméticos. En verano suelen ser más crema-gel o texturas en gel, así como productos oilfree porque no son tan pesados y, al estar más activa la glándula sudorípara, la piel agradece las cremas más ligeras.