DISFRUTAR DEL SOL ¡CON SALUD! El Cutis

El sol es una enorme fuente de beneficios para el cuerpo, aporta salud y energía. Ahora bien, existe una máxima que nadie debe saltarse bajo ningún concepto: hay que respetarlo y no abusar de él. En los meses del año en los que la estrella calienta con más fuerza conviene tener presente que no hay nada mejor para disfrutar de sus bondades que hacerlo de una manera saludable. Es el momento de guardar en el armario los abrigos y dejar hombros, piernas y pies al descubierto. Y es el momento, por lo tanto, de no perder el norte con la sobreexposición. Compartimos contigo consejos sencillos pero imprescindibles de nuestros expertos, para disfrutar del sol de manera saludable.

rostro

TURNO DEL CUTIS

La piel de la cara debemos cuidarla todo el año. Pero no está de más atender a las explicaciones de la esteticista Irina Ferrer Martínez, quien ofrece información muy interesante de cara a los meses donde el sol brilla en todo su esplendor.

¿Qué pasos hay que seguir en casa para una limpieza facial? Lo primero que hay que tener en cuenta es elegir producto según el tipo de piel, pues no todas son iguales. Por la mañana se debe limpiar el exceso de la crema de noche con un producto que no lleve jabón con el fin de no eliminar el PH natural de la piel. Lo mejor, por tanto, es que no lleve detergente. Seguidamente, se aplica el contorno de ojos para que no se nos olvide y nos habituemos a usarlo. Después, el serum. Es importante no saltárselo porque penetra en las capas más profundas de la piel. A continuación, extender la crema hidratante según las necesidades de la persona. Es indispensable que lleve factor de protección solar, adaptado al fototipo de piel. Así, se evitan manchas solares, arrugas, problemas de eccemas solares y eritemas. De noche, hay que utilizar un producto desmaquillante, siempre atendiendo a las características del cutis, y repetir el proceso de contorno de ojos, serum y crema de noche.

¿Por qué es tan importante? Una buena higiene implica tener una piel sana. Es el pilar fundamental para la salud. Es recomendable visitar al profesional una vez al mes para una limpieza profunda. De hecho, es especialmente bueno acudir a los expertos antes y después del verano.

¿Qué son los factores de protección urbanos? No hay que utilizar la crema de la playa en la cara todo el año. Hay factores de protección específicos para todos los meses del calendario. Éstos suelen ser productos que se pueden aplicar encima de la crema hidratante y son muy ligeros; casi todos son oilfree.

¿Cuántas veces hay que poner protección en la cara? Conviene retocar el factor de protección cada dos horas y prestar especial atención al labio superior, las mejillas y la zona de la frente, pues son las partes que más suelen mancharse.

¿Cómo aplicar el contorno de ojos? Se debe aplicar todo el año porque es la zona más fina del rostro y es la primera que va a envejecer. Concretamente, en verano, cuando nos molesta el sol, tendemos a gesticular y forzamos la zona. Esto, más la sequedad y la falta de hidratación, hacen todavía más imprescindible no saltarnos este paso. Se aplica desde el lagrimal hacia fuera para mejorar la microcirculación y la absorción de líquidos para disminuir bolsa y ojera. Lo mejor es hacerlo con pequeños toquecitos con las yemas de los dedos.

¿Qué desmaquillante es el más adecuado, según tipos de pieles? Los desmaquillantes pueden encontrarse en cuatro texturas. La primera es la leche limpiadora, que suele ir bien para pieles secas. En segundo lugar, están los geles, que generalmente son más propios para pieles grasas o para personas que prefieran la sensación de limpiarse con agua. Por otro lado, las espumas son muy agradables y frecuentemente son aptas para todo tipo de pieles. Lo mismo ocurre con el agua micelar, que se aplica por cierto, con un algodón. No hay que olvidar que después del producto de limpieza es el turno del tónico, que restablece el PH de la piel, acaba de limpiarla y facilita que la crema penetre mejor, al tiempo que oxigena y tonifica.

¿Qué texturas triunfan en verano? Igual que se cambia la ropa con el cambio de estación, también los productos dermocosméticos. En verano suelen ser más crema-gel o texturas en gel, así como productos oilfree porque no son tan pesados y, al estar más activa la glándula sudorípara, la piel agradece las cremas más ligeras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>