OPERACIÓN BIKINI CON SALUD

Se acerca el buen tiempo y con él, las ganas de vernos bien físicamente. Te damos algunas recomendaciones BIMANAN para lucir silueta este verano.

1- Intenta incorporar alimentos integrales a tu dieta como pan o cereales de avena. Son una fuente importante de fibra insoluble que nos ayuda a facilitar el tránsito digestivo y evitar el estreñimiento.

2- Siempre que puedas, toma la fruta con piel. La fruta es rica en fibra soluble que produce una gran sensación de saciedad, disminuyendo el apetito.

3- Aporta colorido a tus platos con verduras y hortalizas. Están buenísimas y aportan un gran valor nutritivo y pocas calorías.

4- Incorpora a tu nevera lácteos desnatados, contienen la misma cantidad de calcio que los enteros y te ahorrarás un montón de calorías.

5- Hazte amig@ del pescado, fuente de proteínas y ácidos grasos Omega3 con propiedades cardiosaludables.

6- Acostúmbrate a servir el aceite con la cuchara, así evitarás cometer excesos. El mejor, como ya sabes, el de oliva virgen.

7- Sustituye el azúcar por edulcorantes, con 0 calorías y todo el dulzor.

8- Diviértete cocinando y utilizando técnicas culinarias como el papillote, los guisos en su jugo, los asados, la plancha, el hervido, al vapor y olvídate de los fritos y rebozados. Adereza además con hierbas y especies aromáticas, te sorprenderán.

9- No te olvides de la botella de agua o de la infusiónDinA4 Bimanan

 

CELÍACOS EN LA FARMACIA

1Por David Casas, Redfarma al día

Las personas celíacas deben vigilar los alimentos que toman, pero también los medicamentos que compran en la farmacia, ya que algunos de ellos contienen gluten en pequeñas dosis.

Paula Planelles es periodista y celíaca. Lo segundo lo sabe desde hace siete años y se preocupa mucho por los productos que consume. Aprovecha la dedicación que desde hace algunos años las grandes cadenas de supermercados destinan a la venta de alimentos sin gluten para realizar sus compras habituales. Pero ¿qué sucede cuando la joven acude a su farmacia de confianza? Que no se preocupa por si los medicamentos son aptos o no para ella. El caso de Paula se repite en la mayoría de personas con celiaquía, ya que confían en el conocimiento sobre el contenido en gluten de las medicinas que posee su doctor de cabecera, pero nunca se paran a pensar en aquellos productos farmacéuticos que adquieren sin prescripción o receta médica. Lo cierto es que la alarma se sosiega al conocer la baja cantidad relevante de medicamentos que contienen almidón de trigo con gluten. De hecho, este polisacárido solo está presente como excipiente y se utiliza en la fabricación de algunos comprimidos y cápsulas y de manera casi indetectable en sobres y jarabes al no ser soluble al agua.
A pesar de esto, se recomienda que los celíacos no tomen aquellos fármacos cuyo contenido en gluten supere los 20 mg/kg. Por su parte, las empresas farmacéuticas están obligadas a indicar en el prospecto, sea cual sea la cantidad de gluten, el tipo de almidón y la planta de la que procede, además de algunos apuntes más sobre la adecuación o no del producto a los pacientes celíacos, según señala la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Agemps). Los medicamentos en comprimidos destacados por la Asociación de Celíacos de Euskadi que contienen esta glicoproteína son: Atenolol Edigen, Atenolol Mundogen, Atenolol Alter, Claritromicina Alter, Claritromicina Mundogen, Claritromicina Sandozv y Diclofenaco Rubio, todos ellos en diferentes miligramos. Para conocer más sobre los medicamentos y su uso por personas con celiaquía es aconsejable consultar alguna de las páginas web de entidades y medios de divulgación como la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, la Asociación de Celíacos de España, Vademecum Internacional y Portalfarma.

BEBIDAS QUE REAVIVAN LA SALUD

Es importante hidratarse no solo cuando el cuerpo lo demanda para apagar la sed y el agua es el líquido más indicado para acometer esta tarea, aunque también podemos complementar su toma con bebidas estimulantes y refrescantes.

Al igual que nos preocupamos por cuidar nuestra línea a partir de dietas que eliminan los carbohidratos de las cenas y recuerdan el consumo de cinco piezas de frutas y verduras diarias, es necesario colocar en nuestra pirámide nutricional y de prioridades alimenticias al líquido elemento. El porcentaje de agua en nuestro cuerpo oscila entre el 40 y el 65%, según el sexo, edad y cantidad de masa muscular de cada persona, y necesita reponerse muy a menudo, ya que perdemos parte de ella a través de la orina y de nuestra actividad continua. Por ello, el consumo diario de los entre uno y medio y dos litros recomendados debe realizarse no solo para apagar la sed, sino también para hidratarnos y mantener firme nuestra salud. Como explica Yolanda Adán, directora técnica de Dietistas y Nutrición, por cada mil kilocalorías que ingerimos, necesitamos un litro de agua, vital a su vez para eliminar toxinas y desechos que se originan en nuestro cuerpo. La sed es un importante mecanismo, aunque no el único, que nos dice cuándo y con qué urgencia necesitamos agua, pero esta sensación va disminuyendo con la edad, lo que puede provocar un peligro de deshidratación en personas mayores, sobre todo, en temporadas de mucho calor. “Debemos generar un hábito de consumo determinado de agua, para lo que nos podemos guiar por una botella o por vasos, de 6 a 8 al día”, recomienda la nutricionista. Las bebidas y refrescos son una buena herramienta de complemento, nunca de sustitución, de la ingesta de agua. Los zumos, además de calmar la sed, nos aportan nutrientes como vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales para nuestro cuerpo. Naturales mejor que envasados y con azúcares añadidos, que suponen una pérdida de propiedades y un extra de calorías innecesario para el organismo. Los más aconsejables – pero sin abusar – son los que se elaboran a partir de concentrados que se les añade agua es decir zumo de frutas, los néctares se elaboran a partir de la pulpa de la fruta a la que se le añade agua potable por tanto son menos recomendables ya que su calidad es inferior. Por su parte, los refrescos son bebidas sin valor nutritivo y ricas en azúcar, que son cariogénicas y nos puede conducir al sobrepeso si nos excedemos. Tomados en su versión baja en calorías resultan beneficiosos por su acción estimulante digestiva debido al gas carbónico que contienen, aunque siempre con moderación, ya que descalcifican los huesos y se desaconsejan en personas con cálculos renales. En el caso de bebidas estimulantes como el café, el mate, el té o la cola, su contenido en cafeína estimula la transmisión de los impulsos nerviosos entre neuronas y es útil en personas con hipotensión puntualmente. Pero, por contra, enmascara la fatiga y su abuso puede crear adicción y generar gastritis, arritmia o insomnio. De las bebidas complementarias al agua, una de las  que nos proporciona otros nutrientes como los zumos es la  cerveza, sin embargo recordemos que contiene alcohol. La levadura que se utiliza en su fabricación contiene vitaminas B2, B3, B6, B9 y B12 en cantidades muy pequeñas, además de minerales como calcio, fósforo, magnesio, potasio y cromo oligoelemento, necesario para metabolizar los hidratos de carbono, pero en cantidades muy bajas. En cambio, algunos de los inconvenientes de la cerveza son que irrita la mucosa gástrica, lo que provoca problemas digestivos; que contiene nitrosaminas, tóxicas para el organismo, y que puede desencadenar migrañas en personas con tendencia a padecerlas. En caso de consumirla, Adán recomienda hacerlo sin alcohol para reducir estos riesgos.shutterstock_239216884